Home

Nestormirplanells

Ir al cine, algunas veces se convierte en un acto de redención. Supongo que muchos de los que se dedican a crear, en alguna parte de su maquinaria inventiva, buscan conseguir la redención, la suya y la de los que van a ver su obra. Algunos lo consiguen, otros fracasan.
En el 2012 fui a ver Holy Motors, entré con grandes expectativas y salí enfadado.

holy-motors-3

Holy Motors tenía el ingrediente fundamental para ser una película redentora, un mecanismo disparador en el propio guión que la hacía realmente única y atractiva: la vida de una actor que se enfunda un personaje tras otro, sin fin. Sus personajes han aniquilado a la persona, su persona solo aparece, de vez en cuando, como un náufrago en medio del océano interpretativo, a sacar la cabeza para coger aire. No me digáis que no es una de la ideas más hermosas en las que puede…

Ver la entrada original 452 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s